Sobre los nuevos modelos de negocios: Startups y emprendedores

El mundo de los negocios se encuentra en constante evolución, y de cada día surgen nuevas ideas que van siendo implementadas de una u otra forma. Ello con el fin de generar ganancias y, además, brindar un aporte sustancial al área del conocimiento y la aplicación del mismo.

En este ámbito han surgido los términos de “emprendedor” y empresas de tipo start-up, dos palabras muy empleadas en la actualidad, pero cuyos significados siguen siendo poco conocidos por la población general. Esta situación ha llevado al uso de una como sinónimo de la otra, asumiendo que se enfocan en lo mismo, lo cual está errado desde cierto punto.

A continuación explicaremos de manera sencilla el significado de ambas, comparándolas a su vez para conocer sus diferencias más resaltantes.

Diferencia entre Start up y emprendedores

Los emprendedores son aquellos que inician una empresa a partir de una idea de negocio común, ya implementada por otros, pero que a pesar de ello resulta completamente rentable. El principal fin con las que se inician es la obtención de dinero a partir de la venta o prestación de un servicio, por lo cual, se basan en elaborados planes de negocios que permitan dar los pasos pertinentes de manera acertada.

En cambio, las empresas start-up son aquellas que se inician para llevar a cabo ideas de negocio innovadora. Están basadas principalmente en la implementación de ideas tecnológicas existentes en aquellos campos donde nunca se hayan usado. El fin de las start-ups es brindar un nuevo método tecnológico a la sociedad, y no necesariamente obtener ingresos a partir de ello.